Comentarios recientes

― Joseph Fink
great quote.

Ellen G. White
Enough with the obnoxious bible talk people

Ryu Murakami
El adverbio solo y los pronombres demostrativos, sin tilde: http://www.rae.es/consultas/el-adverbio-solo-y-los-pronombres-demostrativos-sin-tilde

Tres metros sobre el cielo
El adverbio solo y los pronombres demostrativos, sin tilde: http://www.rae.es/consultas/el-adverbio-solo-y-los-pronombres-demostrativos-sin-tilde

Michael Scott
I think it's cute, as long as whoever wrote it is young it is.

Más

Citas

Agregar una nueva cita

Citas recientes - Mejores citas - Peor citas -

N A
[Pendiente] Paolo Sorrentino - La grande bellezza (2013)
Cuando vine a vivir a Roma con 26 años caí rápidamente y sin darme cuenta en lo que se podría llamar el vórtice de la mundanidad. Pero yo no quería ser simplemente un mundano, yo quería ser el rey de lo mundano. No quería solo participar en las fiestas, también quería tener el poder de hacerlas fallar. Y triunfé.

N A
[Pendiente] Anónimo
Sigue la senda que quieras, grita cosas, perjudica, canta, ríe, mortifica, si eso bueno consideras. Ya tendrás por tu manera algún día que sufrir. Ya te enseñarán los años cómo se te ve vivir.

N A
[Pendiente] Anónimo
Cuando buscabas cariño, en mí pronto lo encontraste. Y cuando más te quería, te fuiste y me dejaste. De momento sentí ira. Pero pronto comprendí que tu amor no vale nada. Y la nada nada inspira.

N A
[Pendiente] Anónimo
Herido de sombras, por tu ausencia estoy. Solo la penumbra me acompaña hoy. Sin destino fijo, como el humo voy, surcando el espacio, buscándote estoy.

Anónimo
Teníamos tanto que vivir, teníamos tanto que sentir, era el resumen que soñé, fue la alborada que perdí. Era vivir sin el temor, llenos de aliento. Y me traicionan otra vez, llenos de cruel contradicción, mis sentimientos.

Anónimo
Si ya no hay nada juvenil, si la experiencia del vivir llevo tan dentro. Si ya vislumbro hasta el final porque no puedo concretar un rumbo cierto. Sería injusto si al hablar quisiera hacerte comprender mis sentimientos. Sería en vano pretender que tu pudieras comprender este momento.

Anónimo
Perfume de tu aliento en un suspiro, rendida acariciada por mi voz, que va hacia más allá del infinito ardiendo en la fiebre de mi amor. Locura azul, intimidad maravillosa, aprisionada por la noche, y por mi amor.

Anónimo
La noche y tú. Vive la Luna enamorada. Y al contemplarle su mirada, me hace soñar. Fascinación, revelación que me extasía. Raro esplendor de fantasía que vive en ti.

[Pendiente] Espacios naturales - La marisma Doñana
La marisma (zona húmeda de extraordinaria importancia como lugar de paso, cría e invernada para las aves europeas y africanas) es uno de los ecosistemas más sobresaliente de Doñana; aquél que le presta singularidad y al que debe su excepcional importancia como estación faunística. La playa, al sur, es el origen de las formaciones dunares constituidas por grandes extensiones de arena fina que se van amontonando sobre los pinares, conformándose así uno de los paisajes más espectaculares de Doñana.

N A
[Pendiente] Goyo Jiménez - Ser joven es una cuestión de actitud
Ahora todo esto nos parece rancio, anticuado. Si te hace eso tu padre, te ríes de él. ¿Sabéis lo que os digo? ¿Sabes lo que te digo? Que a ti también te va a pasar, ¿eh? A todo cerdo le llega su San Martín. O como dice el poeta: juventud, divino tesoro, ya te vas para no volver.

Paolo Sorrentino - La grande bellezza (2013)
¡Stefania, qué tontería! ¿Sabías que Flaubert quería escribir un libro sobre nada? Si te hubiese conocido, tendríamos un libro brillante; qué pena. -Eres un misógino.- No tiene nada que ver contigo, no soy un misógino, soy un misántropo. -Bravo, cuando el odio está involucrado hay que apuntar por las alturas.-.

Paolo Sorrentino - La grande bellezza (2013)
Viajar es útil. Hace trabajar a la imaginación. Todo el resto es desilusión y fatiga. El viaje aquí presentado es enteramente imaginario, de ahí su fuerza.

Hatake Kakashi - El vacio de la vida
Parece que ninguno de nosotros ha llevado una vida encantadora, ¿verdad? Sin embargo, no es tan malo. Al menos tú y yo hemos tenido la suerte de encontrar nuevos compañeros para ayudar a llenar el vacío.

J. R. R. Tolkien - El señor de los Anillos: Las dos Torres
Al alba se dispusieron a reanudar la marcha. El amanecer era pálido y gris, y no vieron salir el sol. Arriba se cernía una niebla espesa y un olor acre flotaba sobre el suelo. Avanzaban lentamente, cabalgando ahora por la carretera. Era ancha y firme, y estaba bien cuidada. Vagamente, a través de la niebla, alcanzaban a ver el largo brazo de las montañas que se elevaban a la izquierda.

J. R. R. Tolkien - El señor de los Anillos: Las dos Torres
Aún no había nubes en el cielo, pero la atmósfera era pesada y demasiado calurosa para esa época del año. El sol subía velado por una bruma, perseguido palmo a palmo por una creciente oscuridad, como si un huracán se levantara en el este.

J. R. R. Tolkien - El señor de los Anillos: Las dos Torres
No encendieron hogueras, pues no sabían lo que la noche podía depararles; pero rodearon el campamento con una guardia de centinelas montados y algunos jinetes partieron a explorar los caminos, deslizándose como sombras entre los repliegues del terreno.

J. R. R. Tolkien - El señor de los Anillos: Las dos Torres
Hay alguna voluntad que da rapidez a nuestros enemigos y levanta ante nosotros una barrera invisible: un cansancio del corazón más que de los miembros.

J. R. R. Tolkien - El señor de los Anillos: Las dos Torres
Hay algo extraño en esta región. No me fío del silencio. No me fío ni siquiera de la luna pálida. Las estrellas son débiles; y me siento cansado como pocas veces antes.

J. R. R. Tolkien - Las dos torres
Desde el fondo de sombras los hobbits se atrevieron a mirar atrás: pequeñas figuras furtivas que a la débil luz parecían niños elfos en los abismos del tiempo mirando asombrados desde la floresta salvaje la luz de la aurora.

J. R. R. Tolkien - Las dos torres
Marchó adelante y se metió bajo las ramas enormes. Los árboles parecían no tener edad. Unas grandes barbas de liquen colgaban ante ellos, ondulando y balanceándose en la brisa.